10 jun. 2016

50....

Pues eso, que os voy a contar yo, que vosotros ya no sepáis.....
Dicen que se aprende mas de los fracasos que de los éxitos, de ser así, estaré cerca de la sabiduría absoluta.
Llego a el ecuador de mi vida teniendo la sensación de que no se nada, mejor dicho, no es sensación, es realidad.
Caprichosa es la vida, nacemos sin saber y la abandonamos con la sensación de que nos había quedado mucho por aprender.
50, la mitad. Esta es la vida que llevo consumida, disfrutada, sufrida. Porque de todo se pasa en la vida mientras ella pasa y si, mejor llenar los años de vida que la vida de años aunque a veces, lo estamos haciendo al contrario de lo que pensamos. Es una reflexión personal, merece la pena dedicar la vida a una sola cosa?, aunque sea lo que queremos hacer, merece la pena gastar nuestra única vida en una sola cosa?. Para mi no.
Anda que no he tocado yo pitos, ahora gaitas. Y ya he terminado el primer año, son cinco. Pues eso, polivalencia y aprendizaje continuo, así se disfruta de la vida, teniendo la sensación de que aun te quedan muchas cosas que hacer y aprender.
Terminado mi primer año en la Escuela de música la valoración es muy positiva, demasiado positiva diría yo. Lo mejor, la gente. Los compañeros, Mario mi profesor, no se puede tener mas suerte. Sigo adelante con mas ganas que empecé pues encontré un mundo, una gente, que me encanta, sano, creativo, inquieto....Estoy "naciendo" de nuevo en otra vida diferente a la vivida hasta ahora, sin renunciar a lo vivido, pero mirando de frente a lo que me queda por vivir en esta nueva etapa.
Un año que ha pasado demasiado rápido y eso es buena señal. Se me agolpan en la cabeza proyectos, músicas...espíritu demasiado inquieto, para un mundo de aprendizaje infinito como es el mundo de la música. No tengo prisa y quiero saborear bien cada momento.
Muy contento, ese es mi estado actual, se porque aprendí de los fracasos, que el éxito si llega, llegara por si mismo, sin buscarlo y yo ahora, no busco nada mas que la satisfacción de hacer lo que a uno le gusta y compartir esa satisfacción, con los que de verdad quieren compartir cosas con migo, si tengo esto, que mas puedo querer. 


2 comentarios:

  1. ¡Muchas felicidades!
    Los años te enseñan a valorar lo importante que es aprovechar cada momento y a mirar la vida con perspectiva.
    A mi me falta ya poco y hace algún tiempo que también entré en otra fase de mi vida en la que estoy intentando dar importancia a las pequeñas cosas y a los pequeños momentos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Arantza,
    Si, es la experiencia la que te enseña que lo importante no es lo que esta por venir, tampoco lo pasado, es el momento y hay que aprovecharlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar