18 jun. 2016

La Marca de Ifigenia

Pues eso, que os voy a contar yo que vosotros ya no sepáis...


Ya ves tu, contaba yo como si fuese un "guru" o algo parecido, mis intenciones de explorar en musicas antiguas Árabes Sefarditas, como si fuese a descubrir un nuevo mundo, es lo que tiene la ignorancia, que es muy atrevida.

Bajo a lo terrenal. En mi búsqueda de referentes, de musicas y estilos que se asemejen a lo que yo quiero hacer, resulta que me encuentro con un grupo que sin ser exactamente lo que yo pretendo, su filosofía forma de entender se asemeja bastante a la mía.
 La Marca de Ifigenia, una propuesta muy interesante, diferente, por lo menos diferente a lo que yo estaba acostumbrado a escuchar. Como decía, no es mi forma de ver la musica pero si mi filosofía, para explicarme mejor diría que, es la esencia lo que me identifica y no el formato, que siendo de mucha calidad, no es mi forma de "expresarme", aunque nunca se sabe, alomejor seria bueno algo mas tranquilo, aunque como siempre lo primero es ser realista y yo, de tranquilo....mal asunto.

Pues si, La Marca de Ifigenia es un grupo, una propuesta muy interesante. Un repertorio basado en la musica popular y en muchos casos de tradición oral, que va desde musicas antiguas Sefarditas a romances, canciones infantiles, repertorio casi siempre con el vinculo común de ser Aragonés. 

Cierto es que mi propuesta queda en parte fuera de lo que podría ser  novedoso y pasa a ser solo eso, una propuesta de algo que ya se hace pero con otros matices, fusionado en otras musicas, sin tener tanta tradición, sin tener que ser tan "Aragonés", pero si manteniendo ese vinculo cultural Mudéjar Sefardí.

Ahora viene la mayor de las sorpresas. Mario Gros, que ya lo he nombrado en este blog, es mi profesor de gaita, mi sufrido profesor de gaita que aguanta no solo mis desafines sino también, mis delirios musicales, mis rarezas. A el le conté mis intenciones futuras, cosa que son solo especulaciones pues desde que empecé con esto de la musica, he girado casi 360º en lo que era mi objetivo inicial y lo que ahora quiero. Es evidente que no tenia claro que quería, aunque como siempre, tenia claro que no quería. Sobre todo quiero huir de la normalidad, esa ya existe y no aporta nada, como declarado progresista, quiero evolucionar y creo que desde un ámbito de recuperación del legado musical antiguo, también es posible la evolución.

Me sorprende mucho que Mario no me dijese nada de su grupo cuando yo le contaba mis proyectos, quizás el que es una persona entrañable de esas que saben escuchar, vamos un maestro en la máxima expresión de la palabra, permitió esos momentos de magia que uno tiene cuando habla de un proyecto futuro que no sabe si lo llegara hacer realidad,  pero que el simple hecho de hablar de el, produce placer, el mismo que cuando compras un numero de lotería y piensas que hacer con el premio, después no te toca y bueno, lo bien que lo pasaste cuando hablabas de ese viaje que al final, no vas a poder  hacer.

Perdona Mario por mi osadía a la hora de hablar de algo, de lo cual no se, o mejor aun, no estoy en situación de poder  hablar, pero la pasión, las ganas me pierden y yo, hombre de pasión absoluta solo me falta, enamorarme. 

La idea sigue vigente, me falta tiempo y lo tengo. No sera este el problema,  dedicare el necesario para que surja lo que quiero y no, algo que no sea exactamente lo que quería hacer, pero pueda valer, eso para mi no vale.

A ver si durante este tiempo, no sigo cambiando mucho de forma de ver las cosas, aunque tampoco me da miedo si al final, es lo que tiene que ser, y no algo que solo se le parezca. Ya veremos.

Os dejo con algún vídeo de La Marca de Ifigenia, disfrutarlos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario