24 abr. 2017

Ya no es lo mas importante...

Que pasa pues!!!!

Para empezar, haré una pequeña corrección sobre algo que comente la entrada anterior.
Resulta que el cofrade Gaitero es un camarada mio, tampoco nada extraño pues no somos muchos los gaiteros en Aragon, y no seria difícil que conociese a ese devoto cofrade..
El mozo en un chaval muy majo que mas allá de lo espiritual, que creo no es el caso, participo como cofrade gaitero pues al parecer, en Jaca que es donde se tomo la foto,  las cofradías empiezan a incluir gaiteros entre sus filas de penitentes, no es tradición pero lo empieza a ser, siempre hay un principio para todo.
En Jaca hay cofradías con gaiteros, eso es así.
Sigo sin verlo, lo respeto pero no me veo en esa situación. Mas allá de la tradición están las creencias personales, y ya comente que soy agnóstico convencido, pagano, infiel, Sarraceno o como gusten ustedes. Hombre sin fe, que solo rindo pleitesía a mi familia, mis únicos dioses son mis hijos y puestos a tener que elegir, me pido ser Vikingo al servicio de Odin, que ni comparación lo de ir al cielo o al Valhala, vamos me voy al Valhala sin dudarlo un segundo pero, ni para eso tengo fe.

En lo musical, ya en la recta final del segundo curso de la escuela(son 5), empezando a preparar repertorio para los próximos bolos de Mayo. 
Mas suelto con la Gaita estoy, pero aun queda mucho trabajo que hacer, trabajo que se luce menos pero fundamental.
Tenia este finde un compromiso "musical" que logre salvar en silencio. Tenia que tocar unas piezas en una boda de un amigo pero, decidí no sacar la Gaita de su funda, la situación, la gente, no era ni el sitio ni el momento adecuado para hacer sonar una Gaita Aragonesa.
Comento esto porque para mi, y alomejor es solo para mi pero, para mi la Gaita es sagrada. Cuando suena es porque quiere hablar, tiene algo que decir pero en esta ocasión, no tenia nada que decir y ya sabéis que, uno nunca se arrepiente de lo que no ha dicho. Lamento si mi camarada no entendió el silencio, pero el silencio a veces,  es la máxima de las expresiones.

Esta vez os voy a dejar un vídeo que muestra sonidos de Gaita de la edad media, cuando la música era un lujo, cuando los reyes fichaban a los músicos para que les amenizaran sus ociosas vidas, os imagináis los Beatles a nomina de Isabel II, pues algo así ocurría en la edad media...


Sobre deporte, Uffff!!! malo.

Al final mi gemelo derecho, tendón de Aquiles, soleo o ya no se el que dice que no, de ninguna manera. 6km tarde en petar el ultimo intento de correr, un fiasco que lamentablemente me hace colgar las zapatillas y aceptar que, o soluciono este problema o, correr pasara a algo que hice durante unos años, disfrute, conseguí grandes gestas pero, hay quedo.

Después de esta lamentable situación y aprovechando el parón de este finde de boda,  reflexione y tome, porque solo puedo tomar ese camino, que el retorno a la bici era la única solución.
Tampoco con objetivos a la vista mas allá de coger ritmo y fondo físico. Hoy que he salido, ha sido un día de esos en los cuales uno dice, quien tuvo retuvo... Con  la grupeta de Alenbikes que me cogió a  30km de casa, me hice un final de etapa muy digno para alguien que sale tan poco como yo. Aguantar el ritmo que ellos llevaban era posible si estabas rodado, yo sin estarlo me defendí y eso me subió la moral y la estima, después del trance de ser incapaz de hacer 10km corriendo, 30km a una media de casi 40km han sido muy gratificantes.
Estoy flojo, pero si mantengo la continuidad, conseguiré coger ritmo y entonces.....haré sonar la Gaita.

La foto:

No se de cuando es esta foto, creo que del 2012, cuando para mi lo del postureo era casi religión.
Valor ninguno, foto de un entreno estándar. Al fondo el Castillo Miranda, mis dominios. Que pena, cuando volveré a correr por allí tal y como estoy ahora, no lo se.
La verdad es que para mi el único valor que tiene esta foto, es el de que hubo un tiempo en el cual yo, tenia control absoluto sobre lo que hacia. Corría lo que me apetecía, no había ni horario ni kms. Cabalgadas eternas por terrenos ostioles, sin cansancio ni dolor, estaba fuerte, muy fuerte. Alomejor de aquellos barros, ahora sufro estos lodos, es posible. 
Que me quiten lo bailado, adaptación eso me toca ahora, no se si volveré a correr como entonces, tampoco me preocupa mucho, pues aun pudiendo, no creo que lo hiciera, como antes no. Me quedo con lo vivido y esperando que, lo que me quede por vivir, sea igual de apasionante, aunque correr, no sea ya lo mas importante.